Raspberry Pi: exprime la frambuesa hasta la última gota

¿Quieres descubrir el potencial de una Raspberry Pi o siempre has querido montar tu propia consola retro o servidor multimedia casero? Estás de enhorabuena, pues en Ofertitas nos hemos propuesto exprimir hasta la última gota de la frambuesa más famosa de internet.

Todo lo que una Raspberry Pi puede hacer por ti

A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre la Raspberry Pi, sus diferentes versiones, los mejores accesorios para aprovechar su potencial al máximo y una serie proyectos e ideas que puedes poner en práctica gracias a la gran versatilidad de este sorprendente micro-ordenador. ¡No te lo pierdas!

Qué es una Raspberry Pi

En lo fundamental, una Rasperry Pi es un ordenador ultra-compacto y de bajísimo coste,  aunque siendo más estrictos debemos decir que se trata de una placa base semi preparada que ofrece un gran versatilidad y se adapta a todo tipo de proyectos.

Decimos que está semi preparada porque viene con algunos componentes esenciales integrados: memoria RAM, conexiones USB o conectividad WiFi y Bluetooth, pero no incluye almacenamiento incorporado y antes de utilizarla necesita una tarjeta microSD para instalar el sistema operativo y el software que quieras utilizas.

Mini PC Raspberry Pi 4

Sin duda, las principales características de las Rasperry Pi (luego explicaremos las diferencias entre versiones) son su tamaño ultra-compacto con unas medidas de 85 mm x 53 mm el modelo Raspberry Pi 4 y una gran eficiencia energética, pues funciona con un cargador de móvil de 5V (3A recomendado) con un consumo eléctrico bajísimo, por lo que es una opción ideal si quieres tener un mini-PC que esté siempre encendido.

Además se trata de un ordenador con un coste inicial irrisorio, pues dependiendo del modelo que elijas puedes encontrar Raspberry Pi en las principales tiendas a partir de 35-40€ o en packs con algunos accesorios por un poco más. Y hablamos de tiendas de total confianza como Amazon, Fnac o Pc Componentes, nada de tiendas asiáticas o semi-desconocidas 😉

Para qué sirve este micro-PC

Los usos que le puedes dar a una Raspberry Pi son prácticamente ilimitados ya que esta placa está diseñada adaptarse a todo tipo de proyectos gracias a la diseño abierto. ¿Quieres un mini-PC para navegar y trabajar en la nube? Sin problemas. ¿Un servidor multimedia doméstico? Por supuesto. ¿Un PC con pantalla táctil sencillo y económico? Claro que sí. ¡Tu imaginación es el límite!

Raspberry Pi 4 con 2 monitores

Para que te hagas una idea, muchas de las máquinas recreativas o arcades que venden ya preparadas tanto de tamaño completo como de sobremesa (bartop) montan una Raspberry Pi en su interior. El otro día, realizando la compra en una conocida cadena de tiendas de alimentación, vi que tras los televisores que tienen en las entradas mostrando ofertas, promociones o el aforo actual se encontraba uno de estos micro PC conectado por HDMI a la pantalla.

Al final los proyectos que puedes realizar con este dispositivo dependen más del tiempo que quieras (o puedas) dedicarle, de los conocimientos que tengas (aunque existen tutoriales paso a paso para todo lo que se te pueda ocurrir) y de tus necesidades, pues sea lo que sea es casi seguro que podrás realizarlo con una Raspberry Pi 🙂

Modelos Raspberry Pi

El primer modelo de Raspberry Pi se comercializó en 2012 y desde entonces han ido mejorando el sistema y sacando nuevas versiones con mejores diseños, más potencia y más opciones de conectividad. En esta guía te vamos a presentar todos los modelos existentes en el mercado actualmente, obviando placas muy desfasadas o que directamente ya no se encuentran disponibles.

Raspberry Pi 4 Model B

La última iteración de la placa, la Raspberry Pi 4 salió al mercado a mediados de 2019 con unas especificaciones técnicas realmente interesantes: procesador Quad Core Broadcom BCM2711 Cortex-A72 (ARM v8) de 64 bits a 1.5 GHz disponible con 2 GB, 4 GB u 8 GB de memoria RAM LPDDR4, GPU VideoCore VI 500 MHz, conectividad WiFi Dual Band (2.4 GHz + 5.0 GHz), Bluetooth 5.0 BLE y compatible con alimentación a través de USB-C y PoE (Power over Ethernet).

La Raspberry Pi 4 cuenta con 2 puertos micro HDMI y 4 puertos USB (2 x USB 3.0 y 2 x USB 2.0), salida de auriculares, lector de tarjetas microSD y conector Ethernet Gigabit, además de varios conectores en placa (GPIO 40 pines, audio estéreo, vídeo compuesto...).

Esta Raspberry es la más potente que existe y ofrece novedades muy interesantes como el enorme salto en la cantidad y velocidad de la memoria RAM, el cambio de 1 HDMI estándar a 2 micro HDMI o la alimentación USB-C; y ofrece un rendimiento espectacular en un aparatito tan pequeño y tan barato.

Raspberry Pi 3 Model B+

Aunque este modelo se ha visto superado por la Raspberry Pi 4 en los apartados más importantes creemos que sigue siendo un modelo muy interesante para iniciarse en el mundillo e incluso para proyectos que no requieran demasiado potencia, pues se trata de una versión muy asentada (ha tenido millones de ventas), con todo tipo de software disponible adaptado a ella, muchísimos accesorios y carcasas, y lo más interesante, que puede encontrarse con un precio muy tentador en la mayoría de tiendas.

Raspberry Pi 3 Model B+

Pese a no tratarse del último modelo cuenta con un procesador Broadcom BCM2837B0 Cortex-A53 de 64 bits a 1.4 GHz, GPU VideoCore IV 400 MHz, 1 GB de memoria RAM LPDDR2, WiFi 802.11.b/g/n/ac dual band, Bluetooth 4.2 BLE, Ethernet (máx 300 Mbp), 4 x USB 2.0, salida HDMI y ranura microSD.

Está claro que no puede igualarse a su "hermana mayor" pero sigue rindiendo excelentemente para muchísimas tareas. Sin ir más lejos en estos momentos tengo una Raspberry Pi 3 Model B+ configurada como cliente FTP para realizar copias de seguridad automatizadas de varias webs y como servidor Plex con un disco externo por USB y conectada por WiFi (no tengo conectada ni pantalla ni cable de red, sólo el cable de corriente) y funciona como una roca 😉

Raspberry Pi 400

El último modelo en haber salido a la luz es la chulísima Raspberry Pi 400, que al contrario que sus "hermanas" sí viene con carcasa, pues se trata de un teclado compacto (286 × 122 × 23 mm) que en su interior monta una placa Raspberry Pi y está preparada para conectar directamente a la corriente y a un monitor.

Sí, has leído bien, todo el ordenador está integrado dentro de un bonito teclado QWERTY con la parte superior y las teclas en blanco; y que en la parte posterior incorpora los siguientes puertos de conexión: 2 x USB 3.0, 1 x USB 2.0, Ethernet Gigabit, 2 x micro HDMI, ranura microSD, conector de alimentación USB-C y conector GPIO de 40 pines.

Raspberry Pi 400 con teclado

En cuanto al "cerebro" de este teclado-PC viene con un procesador Quad Core Broadcom BCM2711Cortex-A72 de 64 bits a 1.8 GHz, 4 GB de memoria RAM LPDDR4 a 3200 MHz, controlador gráfico integrado VideoCore VI 500 MHz, WiFi 802.11b/g/n/ac dual band y Bluetooth 5.0 BLE.

Vale la pena destacar que el teclado está disponible con distribuciones en muchos idiomas, también en castellano (igual que cualquier teclado que se vende en nuestro país), por lo que a la hora de hacerte con una te recomendamos que te fijes que sea teclado QWERY ES.

Es cierto que no es equiparable a una PC gaming de sobremesa de más de 1000€, pero con un precio absurdamente bajo puedes montar un ordenador con sistema operativo Linux (ya sea Raspbian u otro compatible) con el que realizar las tareas cotidianas más comunes y que no ocupa NADA de espacio, pues está totalmente integrado en el propio teclado. ¿Alguien da más? 😉

Otros modelos

En este último apartado vamos a presentar brevemente dos de las placas Raspberry menos conocidas, la Raspberry Pi Zero y la Rasperry Pi Pico, que aunque también son realmente versátiles requieren conocimientos técnicos más avanzados para extraerse "todo el jugo".

La  Raspberry Pi Zero tiene el tamaño de media Raspberry Model A (35 mm de ancho, 5 mm de alto y apenas 9 gramos de peso) y para conseguir reducir el tamaño cuenta con un puerto micro HDMI y 2 puertos microUSB. En cuanto a potencia es bastante justita pues se encuentra a mitad camino de la Raspberry 1 y de la 2, por lo que su uso ha quedado relegado a proyectos donde se requiere un dispositivo extremadamente pequeño y no demasiada potencia ni memoria. La Pi Zero W es exactamente igual pero añadiendo WiFi y Bluetooth.

En la misma línea de dispositivos más especializados también se encuentra la Rasperry Pi Pico, un microcontrolador con unas dimensiones de apenas 51 mm de largo y 21 mm de ancho, que incorpora el SoC RP2040 diseñado por Raspberry y que está orientado a ser usado como controlador para proyectos de robótica o electrónica, acercándose a lo que se puede hacer con una placa Arduino.

Raspberry Pi 4 Model B

Ventajas y desventajas de la Raspberry Pi

Aunque los puntos fuertes y débiles dependen en buena parte de qué modelo de Raspberry Pi elijas a la hora de poner en práctica tu proyecto, hay una serie de características comunes para todas las versiones que permiten hacer una selección de lo mejor y lo peor de las placas Raspberry.

Lo mejor de Raspberry

Las ventajas que ofrece un dispositivo como la Raspberry Pi son bastante evidentes, empezando por su tamaño compacto, posiblemente uno de los ordenadores totalmente funcionales que menos ocupan del mercado, ya que son notablemente más pequeños que los conocidos mini PC NUC.

Otro de los puntos fuertes de estos dispositivos es su bajísimo consumo eléctrico ya que funciona con una fuente de alimentación de 5V y 3A, lo que supone un gasto de electricidad irrisorio a lo largo del año. Según este pequeño estudio el gasto de tener una Raspberry Pi 3/4 encendida 24/7 durante todo un año es de aproximadamente 5€. ¡BOOM! 😉

Raspberry Pi consume muy poco
Doc Brow, una Raspberry Pi consume mucho menos que un DeLorean

También vale la pena destacar la baja inversión inicial para embarcarse en cualquier proyecto, ya que el precio de una Raspberry + fuente + tarjeta microSD es irrisorio comparado con lo que costaría un ordenador, NAS o servidor por básico que resulte.

Aunque podríamos enumerar muchísimas ventajas más, por último queremos destacar la versatilidad y escalabilidad que proporcionan estas placas, pues se adaptan a proyectos de todo tipo y además dependiendo del objetivo que tengas puedes empezar con pocos elementos o accesorios y ampliar sus características poco a poco según tus necesidades o presupuesto.

En resumen algunos de sus puntos fuertes son:

  • Tamaño reducido
  • Consumo eléctrico irrisorio
  • Desembolso inicial bajo
  • Versatilidad y escalabilidad

Lo peor de usar una Raspberry Pi

Pero como con cualquier otro sistema no todo son ventajas, y al utiliza una Raspberry Pi para tus proyectos tienes que asumir que tiene sus limitaciones. El que consideramos principal es que aunque se trata de unos dispositivos sencillos requieren de unos mínimos conocimientos para montar la placa, los accesorios y la configuración inicial del sistema operativo y las aplicaciones.

Por suerte la Raspberry Pi se ha convertido en un top ventas y puedes encontrar miles de manuales y tutoriales paso a paso para cualquier proyecto que se te ocurra. Aunque la mayoría de sistemas operativos compatibles se basan en Linux, en ocasiones incluso sin interfaz gráfica (únicamente pantalla negra y comandos), seguro que encuentras tutoriales detalladísimos de cómo configurar cualquier proyecto tanto en inglés como en español.

Raspberry Pi 4 Model B

En relación a la anterior desventaja también destacamos que Windows no puede instalarse de forma oficial en una Raspberry Pi, por lo que las opciones para utilizarlo como ordenador para ofimática o multimedia pasan por utilizar una distribución de Linux adaptada y trabajar en la nube (Google Docs, Office 365...) o con software libre para Linux. A ver, se puede instalar Windows de forma no oficial pero con bastantes limitaciones (como que únicamente reconoce 1 GB de RAM, por ejemplo).

Por último es importante dejar bien claro que una Raspberry Pi por si misma no es un ordenador. Como hemos dicho al principio se trata de una placa base con procesador y memoria RAM integrados, pero que requiere de elementos adicionales para arrancar cualquier sistema operativo, como mínimo una fuente de alimentación y una tarjeta microSD.

Resumiendo, sus principales inconvenientes son:

  • Requiere un mínimo de conocimientos técnicos (o encontrar una guía paso a paso)
  • No soporta Windows oficialmente
  • La Raspberry Pi por sí sola no es un PC

Accesorios imprescindibles

Como ya hemos visto la Raspberry Pi tal cual sacada de su caja, no es capaz de funcionar como ordenador, servidor ni controlador, pues para ejercer cualquiera de estas funciones -u otras- requiere mínimo de una fuente de alimentación (aunque funcione con un cargador de móvil o un powerbank) y una tarjeta de memoria microSD para instalar el sistema operativo y las aplicaciones que vayas a utilizar.

Pero claro, esos son los accesorios indispensables para empezar a funcionar, pero dependiendo del proyecto que tengas en mente seguro que te apetecerá conectarle otros accesorios como mandos para juegos, teclado y ratón, discos duros donde almacenar datos, pelis o series, una pantalla táctil... ¡hay muchísimas opciones!

A continuación te mostramos una selección de accesorios para Raspberry Pi que consideramos interesantes para ayudarte a encontrar tu set-up ideal:

Carcasas y alimentación

Empezamos por los básicos, aunque las opciones en este apartado ya son enormérrimas. Aunque con cualquier cargador USB te sirve para poner en marcha la Raspberry, la propia marca recomienda el uso de fuentes de alimentación de 3A para un funcionamiento adecuado, sobre todo si piensas conectar discos duros portátiles que obtienen la alimentación de la Raspberry, y no funcionarán si la fuente soporta menos potencia (el disco hará el típico clic-clic y no lo reconocerá el sistema).

Raspberry Pi con carcasa oficial

Un detalle a tener en cuenta es que la Raspberry no incluye botón de encendido / apagado (aunque podrías conectar uno a los pines de la placa correspondientes) pero está diseñada para arrancar automáticamente al recibir corriente, por eso muchas de las fuentes de alimentación que venden especialmente para Raspberry cuentan con un interruptor ON/OFF en el cable. Por ese motivo hemos añadido enchufes inteligentes al listado por si tienes un altavoz inteligente Alexa o Google Home y quieres poder encender y apagar el PC mediante instrucciones de voz 😉

Y aunque no es obligatorio seguro que te apetece colocarle una carcasa a tu micro PC, pues la Raspberry funciona perfectamente sin caja externa pero queda mucho mejor en cualquier mueble o mesa de oficina en su cajita. Las tienes tanto sencillas y sobrias en color negro, transparente o blanco y rojo (los colores oficiales de Raspberry), como otras más molonas que imitan a consolas retro como las de la marca RetroFlag inspiradas en la Nintendo, Super NES o en la Mega Drive. ¡Son una pasada! 😉

En la mayoría de tiendas puedes encontrar también disipadores y ventiladores para refrigerar la Raspberry, pero para la mayoría de funciones no es necesario su uso (sobretodo los ventiladores) pues al consumir tan poco el calor que genera es muy pequeño. De todas formas muchos más de carcasas incluyen uno o ambos elementos, por lo que puedes montarlos perfectamente, aunque ten en cuenta que el ventilador añadirá un poquito de ruido al girar.

Tarjetas microSD

El siguiente componentes imprescindible para poder utilizar una Raspberry es la tarjeta microSD, pues en ella copiarás el sistema operativo que vayas a utilizar (Raspbian, RetroPie...) y al encenderla arrancará automáticamente el S.O..

Aunque con una tarjeta "pequeñita" de 16/32 GB es suficiente para instalar el sistema la capacidad que necesites dependerá de los programas que quieras añadir a tu Raspberry, además de que siempre es recomendable que haya una parte del almacenamiento sin utilizar para un mejor funcionamiento del sistema.

A continuación te dejamos un pequeño listado de tarjetas microSD de diferentes capacidades, todas con una excelente relación calidad-precio:

Mandos para juegos

Aunque este mini PC se puede utilizar para todo tipo de funciones, la verdad es que una buena parte de sus usuarios montan y configuran la Raspberry para convertirla en una máquina arcade retro, pues es capaz de ejecutar juegos de un montón de sistemas clásicos, tanto consolas como ordenadores antiguos (Amiga, Spectrum, Amstrad, Commodore 64...)

Sin duda uno de los accesorios estrella son los mandos para juegos, ya sean con diseño retro imitando a los de consolas como NES, Super Nintendo o Sega Saturn, como otros más modernos, con doble joystick analógico y que también puedes utilizar en un PC para jugar a títulos actuales.

Las opciones son gigantescas, pero a continuación te mostramos una selección de controladores con y sin cable que consideramos interesantes para cualquier proyecto de máquina arcade.

Si además eliges también una de las carcasas con aspecto de consola retro te estarás montando tu propia consola mini que tan de moda se han puesto en los últimos años. ¡BRUTAL! 🙂

Teclados y ratones

Dependiendo de tu proyecto personal es posible que no vayas a utilizar nunca tu Raspberry con teclado y ratón (si la usas como servidor de datos o para almacenar archivos multimedia a los que accederás desde otro aparato como Fire TV o Apple TV), en caso de que quieras tenerla conectada a un monitor o televisor, ya sea como centro de ocio o de trabajo, necesitarás teclado y ratón para manejarla.

Mini PC Raspberry Pi

Aunque la Raspberry reconoce prácticamente la totalidad de teclados y ratones USB del mercado (con o sin cable) en Ofertitas hemos buscado una selección de teclados con touchpad incorporado que te permitirá manejarla cómodamente desde tu sofá 😉

Si lo que buscas es un teclado y/o ratón clásicos a continuación te dejamos con algunos interesantes entre los que se encuentran los modelos oficiales de Raspberry:

Discos duros externos

Con una tarjeta microSD es suficiente para que la Raspberry funcione, pero dependiendo del objetivo que tengas es posible que te interese conectarle un disco duro externo para almacenar tus juegos retro, copias de seguridad de tus documentos, las carpetas de datos que quieras compartir en red, tus películas o series si lo usas como servidor multimedia, etc.

Raspberry permite conectar tanto discos duros de 2,5" que no requieren alimentación adicional (los más recomendables) o HDD de 3,5" con alimentación externa si necesitas una grandísima cantidad de almacenamiento, por lo que la decisión a tomar dependerá exclusivamente del uso que vayas a darle y del presupuesto que te hayas marcado para ello.

Además de esta pequeña selección te recomendamos que eches un vistazo a este especial sobre discos duros externos en el que encontrarás más información y una mayor variedad de marcas o modelos a elegir 😉

Proyectos con Raspberry Pi

Existen cientos de ideas y proyectos que puedes poner en marcha con una Raspberry Pi, y seguramente cuando te pongas a cacharrear con ella se te irán ocurriendo nuevos usos para esta polifacética placa.

Aunque dependiendo de la finalidad a la que destines tu placa Raspberry el proceso de montaje, instalación y configuración puede ser muy diferente, te dejamos un par de recursos muy interesantes si estás empezando en este mundillo: Guía para principiantes v2 y Cómo configurar la Raspberry Pi 4, donde enseñan a instalar Raspbian desde 0 (ambos en inglés).

Raspberry Pi con carcasa

En Ofertitas hemos hecho una selección de los sistemas más conocidos entre los usuarios de una Raspberry, para que decidas si quieres utilizar alguno o por si te ayudan a despertar nuevas ideas. Si has montado o conoces algún proyecto que no aparece en este listado, ¡no dudes en compartirlo en los comentarios! 😉

Mini Ordenador

El primer proyecto que te traemos posiblemente no sea el más utilizado de todos pero seguramente sea de los más sencillos para iniciarse, aprender y "toquetear" una Raspberry Pi; se trata de crear un mini PC de sobremesa totalmente funcional y que cabe en la mano, ¡es una pasada!

Existen varias distribuciones Linux adaptadas para Raspberry que funcionan realmente bien, pero para empezar recomendamos la distro oficial Raspbian que es compatible con todos los componentes de la placa sin necesidad de realizar configuraciones adicionales, y cuya instalación es tan sencilla como copiar el contenido de un archivo comprimido a la tarjeta de memoria que vayas a utilizar con la Raspberry, conectarla y seguir los pasos que aparecen en pantalla.

Mini Pc con Raspberry Pi

Una vez completada la instalación (guía oficial) estarás en el escritorio de tu nuevo mini-ordenador con sistema operativo Linux que por defecto viene con el navegador web Chromium, pudiendo utilizar apps en la nube sin instalar nada (Google Docs, Office 365...) o descargando aplicaciones Linux para cualquier finalidad: reproductor VLC, servidores Plex o Kodi, TeamViewer o similares para control remoto, OpenOffice y muchísimo más 🙂

Conectándole un monitor HDMI, un teclado y un ratón ya tendrás tu ordenador listo, ¡y por un precio de auténtica carcajada!

Bola Extra: ¿Eres fan de la saga Fallout y te gustaría tener tu propio terminal? Pues con una Raspberry y una impresora 3D puedes, aquí explican cómo.

Consola arcade retro

Máquina arcade con Retropie

Sin duda alguna la finalidad más famosa de las Raspberry Pi es para crear máquinas arcade o mini consolas retro que permitan mover tus juegos favoritos de los 80 - 90 y 2000. Ya sea como proyecto doméstico como por parte de empresas que se dedican a montar recreativas a tamaño real o las conocidas como bartops (recreativas mini de sobremesa), las Raspberry Pi ofrecen potencia suficiente para emular una enorme cantidad de sistemas retro tanto PCs, máquinas arcade y consolas de sobremesa. ¡Bienvenido al mundo de los juegos viejuners! 😉

Los motivos de la gran popularidad de estas placas para la creación de máquinas de juegos retro son su pequeñísimo tamaño, su bajo coste y que además existen sistemas operativos ya preparados como RetroPie, Recalbox o RgbPi, que al arrancar ya muestran una interfaz con el listado de juegos, por lo que una vez configurada y añadidos tus juegos utilizarla es realmente sencillo, además de que no necesitarás teclado y ratón para moverte por los menús de tus juegos, por lo que es perfecta para utilizar como consola con mandos USB o inalámbricos, o para tenerla encastrada en una recreativa o bartop.

Si te gusta cacharrear -como a nosotros- puedes crearte tu propio mueble arcade (o pedir la estructura de madera por internet), elegir los pulsadores y los joysticks que más te gusten y montarte tu propia máquina recreativa, o conseguir una de las carcasas para Raspberry con diseño de consolas clásicas: NES, Super Nintendo o Sega Mega Drive y montar una consola mini doméstica 🙂

Raspberry Pi en carcasa NesPi
Sí, esto es una Raspberry Pi con la carcasa RetrFlag NesPi

O puedes hacer como uno de los compañeros de Ofertitas que se puso manos a la sierra y fabricó un arcade stick de madera con joysticks y botones de gran calidad y distribución para 2 jugadores, y en el interior del cajón montó la Raspberry Pi, por lo que únicamente tenía que conectar el arcade stick a la corriente y al televisor para echar una partidita solo o a dobles. ¡Eso es de jugón PRO!

Servidor multimedia

Si lo que te interesa es utilizar la Raspberry Pi para reproducir tus archivos multimedia, películas o series tienes dos opciones, aunque en ambas necesitarás un disco duro portátil donde almacenar tu colección (o una microSD de gran tamaño).

La primera opción es más sencilla y simplemente requiere conectar la Raspberry a tu televisor mediante un cable HDMI y reproducir los archivos directamente mediante un programa como VLC; aunque también necesitarás tener mínimo un ratón o un teclado inalámbrico con touchpad para seleccionar y abrir cada archivo desde tu sofá.

Servidor multimedia en una Raspberry Pi

La segunda opción requiere un poco más de configuración inicial pero el resultado es muchísimo más profesional y cómodo de manejar, pues supone convertir la Raspberry en un servidor multimedia utilizando software específicos como Kodi o Plex (este es el que yo elegí) para crear y gestionar tu biblioteca multimedia.

Aunque en ambos casos puedes reproducir los archivos desde la misma Raspberry la ventaja de estos sistemas es que es suficiente con tener la Raspberry conectada a la corriente y a tu red doméstica y podrás acceder a tus películas o series desde cualquier dispositivo compatible como Smart TVs, Apple TV, Amazon Fire TV, Android Box o incluso consolas, pues la Raspberry se convertirá en un servidor que transmite el contenido multimedia en streaming al resto de dispositivos. ¡Tu propio Netflix doméstico! 😉

Servidor de archivos e impresoras para tu red

Si tienes una impresora sin conexión de red y te gustaría compartirla entre todos los dispositivos de tu hogar u oficina, o quieres compartir ciertas carpetas y documentos entre todos los ordenadores de tu red sin necesidad de comprar un servidor dedicado estás de enhorabuena, ya que puedes hacer todo esto de forma bastante sencilla utilizando una Raspberry Pi.

Utilizando Raspbian, el mismo sistema que comentábamos en el apartado del mini-PC (u otra distribución de Linux compatible) e instalando y configurando el servicio de archivos compartidos SAMBA podrás configurar una carpeta o serie de carpetas compartidas en red. Incluso con un poco más de trabajo podrás configurar usuarios con accesos diferenciados a las carpetas, para que no todos los dispositivos puedan acceder a los mismos archivos.

Almacenamiento compartido con Raspberry Pi

Si tu marca y modelo de impresora tiene drivers para sistemas Linux también podrás compartirla en red, conectándola por USB a la Raspberry Pi y configurando el acceso desde el resto de los ordenadores que tengas en casa o en la oficina. Aunque todo esto te suene complejo no lo es tanto, existen guías que puedes seguir paso a paso y lo tendrás todo funcionando perfectamente en poco tiempo.

Copias de seguridad de tus PCs

Este proyecto es una continuación del anterior, ya que una vez tengas montado un servidor de archivos local que comparte las carpetas entre todos los ordenadores de tu red simplemente necesitarías un software para copias de seguridad (gratuito o de pago) que permita almacenar una copia de tus documentos en una ubicación de red.

La mayoría de programas de backup ofrece la posibilidad de guardar la copia en una carpeta en red, por lo que simplemente tendrás que crear tu planificación de copias de seguridad (diaria, mensual, diferencial, incremental, etc.) y listo, a partir de ese momento las copias se realizarán automáticamente contra la Raspberry Pi, por lo que si tu ordenador explota (¿a quién no le ha pasado? 😉 ) seguirás teniendo tus copias a salvo.

Copias de seguridad en red

Si no quieres complicarte tanto también puedes realizar copias de seguridad manuales de tus datos, copiando cada cierto tiempo los archivos que quieras tener a salvo en las carpetas compartidas de la Raspberry Pi, aunque recomendamos encarecidamente utilizar un programa que se encargue de ello (hay opciones muy buenas gratis o con opciones freemium para uso doméstico).

Consola retro portátil

Este caso es una variante de las máquinas arcade o las consolas retro pues el concepto es el mismo, utilizar RetroPie o similar para gestionar y ejecutar tus juegos favoritos, pero con la diferencia que en este caso se le añade una carcasa especial con pantalla que convierte la Raspberry Pi en una consola portátil. ¡Brutal!

Tenemos dos ejemplos, el primero de ellos utiliza el accesorio Waveshare Game Hat for Raspberry Pi que puedes comprar fácilmente en Amazon España. Es compatible con muchísimos modelos de Rasberry Pi (A+/B+/2B/3B/3B+/ Zero/Zero W/Zero WH), le añade una pantalla LED IPS de 3,5", altavoces estéreo, joystick izquierdo, 2 botones superiores, 4 frontales y 2 de opciones, además de añadirle un compartimento para batería o pilas recargables, lo que la convierte en una auténtica consola portátil.

Otra opción muy interesante es la carcasa RETROFLAG GPi compatible con las Raspberry Pi Zero y Zero W (los modelos mini de la compañía) con un diseño que imita clarísimamente a la famosísima consola portátil Game Boy de Nintendo.

Esta carcasa le añade una pantalla LCD retroiluminada de 2,8", cruceta de control, 4 botones de acción + Select y Start, con interruptor de encendido en la parte superior y compartimento para pilas. Cuando la veas, ¡querrás una! 😉

Raspberry Pi con RETROFLAG GPi

Crea tu propia nube privada

Posiblemente seas usuario de alguno de los servicios de almacenamiento de datos en la nube como Dropbox, Onedrive, Google Drive o Mega, que te proporcionan una pequeña cantidad de espacio para tus archivos gratis y ofrecen planes de almacenamiento superiores mediante un servicio de suscripción (mensual o anual).

Pero qué pensarías si te decimos que con una Raspberry Pi puedes crear un sistema de archivos en la nube personal, con la capacidad de almacenamiento que tú quieras y sin necesidad de pagar ni un céntimo en suscripciones. Suena bien, ¿verdad?

Nube de archivos personal con Raspberry

Utilizando el software OwnCloud (aunque existen más opciones) puedes configurar tu Raspberry como servidor de archivos en la nube (o cloud), y siempre que se mantenga conectada a internet podrás visualizar, añadir o eliminar archivos desde todos tus dispositivos (ordenador, smartphones o tablets) incluso aunque no estés en casa.

El espacio que tenga tu nube personal dependerá del disco duro externo que tengas conectado a la Raspberry, por lo que podrás cambiarlo por un disco mayor si se te queda corto. El único inconveniente en que la velocidad de acceso, subida y descarga de los archivos depende de la conexión a internet que tengas en casa, aunque si tienes una conexión de fibra debería funcionar con una velocidad más que aceptable. Y todo esto con un coste inicial y mantenimiento irrisorio 😉

Existen cientos de opciones más como por ejemplo servidor FTP, servidor Apache para crear tu propio servidor web, firewall personal para limitar o controlar por dónde navegan tus hijos, centro de control domótico para tu hogar inteligente y mushísimo más, pero estos son algunos proyectos que nos parecen más interesantes.

Y tú, ¿para qué utilizas la Raspberry Pi? Anímate y comparte en los comentarios cuál es tu proyecto personal, o déjanos tus dudas e intentaremos resolverlas.

Deja un comentario