Recomendaciones y lugares para visitar en Edimburgo

Oferta publicada en hace 2 meses. Actualizada el 23 julio, 2018

Sus calles medievales, su majestuoso castillo, las espectaculares vistas desde Arthur Seat, la innovadora arquitectura de su Parlamento escocés o las decenas de leyendas sobre fantasmas… Edimburgo es una ciudad que alberga cientos de planes para realizar, por lo que hemos recopilado algunos de ellos, por si tienes pensado visitarla próximamente.

En este post encontrarás lugares imprescindibles, tradiciones que se celebran anualmente en la ciudad, citas que no debes perderte y prácticos consejos para que disfrutes al máximo de la capital de Escocia durante tu viaje. También tienes algunas recomendaciones y excursiones, por si quieres aprovechar tu tiempo al 100%. ¡Echa un vistazo!

Edimburgo es un destino increíble, tanto por la variedad de planes que ofrece como por su preciosa fisionomía urbana. Se trata de una ciudad cuyo tamaño la convierte en una escapada perfecta, puesto que sólo necesitarás 3 o 4 días para visitarla como es debido. Eso sí, si tienes previsto viajar hasta allí, a menos que sea necesario, te recomendamos que lo hagas durante los meses de primavera y verano.

Además de la capital, es posible que hayas visto otros lugares de interés turístico de Escocia, un país donde sin duda, su gran protagonista es la naturaleza y sus preciosos paisajes. Por ello y en el caso de que tu viaje se extienda unos días, te recomendamos hacer excursiones a The Kelpies, Stirling o a las Highlands -¡cuidado con el monstruo Nessie!- 😉

Sin más, te dejamos aquí un listado con recomendaciones, visitas e informaciones prácticas que pueden venirte genial si vas a viajar a Edimburgo alguna vez en tu vida.

  • Hacer un tour gratuito por la ciudad: hay varios y salen cada día desde Royal Mile. Te mostrarán y explicarán cosas y lugres curiosos y turísticos de la ciudad y, al acabar, bastará con que les des “la voluntad”
  • Visitar la ciudad subterránea: Edimburgo es una ciudad que esconde una ciudad antigua en su subsuelo, construida durante la Edad Media porque ya no se podían levantar más edificios dentro de sus murallas. Aunque es un lugar tenebroso, oscuro y plagado de leyendas, puedes hacer la ruta guiada por Mary King’s Close y podrás hacerte una idea de cómo vivían algunas de las clases sociales más desfavorecidas
  • El Castillo de Edimburgo: sin duda es uno de los mayores atractivos de la ciudad, aunque no el único. Su entrada no es precisamente económica (cuesta 17£) así que si tienes previsto visitar más lugares con historia en Escocia, es recomendable que adquieras un Explorer Pass. Podrás acceder a 77 monumentos y tiene un precio de 31£ para usarlo durante 3 días seguidos.
  • Toma un café en el bar que inspiró a J.K.Rowling: si bien es cierto que el local abrió cuando el primer libro ya se comercializaba, la autora escribió muchas tardes en una de las mesas de The Elephant House. Seas o no seguidor@ de la saga de Harry Potter, merece la pena que visites esta cafetería y contemples las espectaculares vistas que pueden verse desde la parte de atrás
  • Las rutas nocturnas que hacen en la ciudad y que son algo asustadizas pueden ser un buen plan para alguna de las noches que estés en la capital escocesa. Te explicarán historias sobre fantasmas, brujerías y asesinatos mientras visitas lugares como cementerios y las criptas de South Bridge
  • Una visita gratuita a los museos de Edimburgo: el National Museum of Scotland, la Scottish National Portrait Gallery, el Museo de la infancia, el City Art Center o el Museo de Edimburgo, entre muchos otros. No te costará nada la entrada y disfrutarás de un momento cultural interesante
  • De visita obligada es el Parlamento escocés, diseñado por el arquitecto catalán Enrique Miralles -su entrada es gratuita de lunes a sábado-. El mismo día que vayas, puedes hacer también una excursión por Holyrood Park. Te recomendamos que te pongas calzado cómodo y asciendas hasta la cima de Arthur Seat. Las vistas sobre toda la ciudad son impresionantes y el paraje natural merece mucho la pena

  • En el caso de que tu viaje se extienda varios días o semanas, no te perdonaremos que no hagas una excursión a las Highlands. El Lago Ness es uno de los lagos menos espectaculares de la parte norte de Escocia por lo que, ¡no puedes perderte el resto! 😉
  • Si eres un@ apasionad@ del cine y entre tus películas preferidas está Braveheart, puedes alquilar un coche y visitar el monumento de William Wallace en la localidad de Stirling (queda a menos de una hora conduciendo desde Edimburgo). No olvides gritar junto a este héroe escocés una de sus míticas frases: “Pueden quitarnos la vida, pero jamás nos quitarán… ¡La libertad!”
  • El río Water of Leith, ubicado en la parte norte de Queen Street, recorre toda la ciudad de Edimburgo y cuenta con un paseo natural en una de sus orillas muy recomendable de hacer, pues es un verdadero oasis de paz y vegetación en la ciudad. Puedes comenzarlo en Dean Private Gardens, por ejemplo, y acabar el recorrido con una visita al Jardín Botánico. ¡Es gratis!
  • Por supuesto, y sobre todo si eres disfrutas comiendo la comida típica de un lugar, debes probar el Haggis, un plato a base de asaduras mezcladas con cebolla, harina, hierbas y especias. El resultado es una especie de morcilla que conseguirá despertar en ti uno de esto dos efectos: odio o pasión
  • Carlton Hill: Si coincide que pasas fin de año allí, es uno de los lugares donde se reúnen para celebrar la entrada del nuevo año. Vayas cuando vayas, es casi obligado que des un paseo por este espacio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y conformado por varios edificios neoclásicos que le han hecho merecer el nombre de “La Atenas del Norte”.

  • Las Kilt y su tradición: la mítica leyenda de no llevar ropa interior cuando los escoceses lucen esta típica falda de cuadros sigue siendo una incógnita. Aunque hay quien sí la lleva, nunca te responderán abiertamente si preguntas a una persona local, pero sí te mostrarán una pícara sonrisa 😉
  • Royal Mile: es una de las calles más concurridas de la ciudad, sobre todo durante el festival de teatro, música y arte que tiene lugar en verano, de junio a septiembre, con la gran parte de su programación en agosto
  • Parques de Edimburgo: aunque la joya de la corona son The Meadows, en la ciudad escocesa tienes varios parques abiertos, donde pasar una agradable velada, organizar un pícnic o practicar un poco de ejercicio 😉
  • Mercadillos: si tu visita o estancia en Edimburgo coincide en fin de semana, no puedes dejar de pasear por los diferentes mercadillos de productos de todo tipo que se celebran los sábados y domingos en la ciudad. El Farmer’s Market -junto al castillo-, el mercado de Stockbridge, Grassmarket, el Portobello Organic Market -puedes de paso, visitar la playa-, el Flea Market o el Sunday Markt -que se celebra en un aparcamiento subterráneo- son algunos de los más recomendables. Si vas de noviembre a enero, no puedes perderte el que organizan que se montan en toda la ciudad, siendo el más representativo el de East Princes St Gardens
  • Charity shops: se trata de tiendas compra-venta, sobre todo de ropa, calzado y complementos. La gente lleva las prendas que ya no utiliza y el resultado es que cualquier persona puede ir y renovar su vestuario por pocas libras. Además, los beneficios obtenidos se destinan a una causa social, como la investigación contra el cáncer, el apoyo a colectivos vulnerables o la adopción de mascotas abandonadas
  • The Kelpies: las esculturas de caballos más grandes del mundo se encuentran en The Helix, un parque junto al canal Forth and Clyde, a unos 45 minutos en coche desde Edimburgo. Diseñadas por Andy Scott, se inspiran en la mitología escocesa y se han convertido desde su inauguración en 2014 en uno de los símbolos indiscutibles del país. Puedes hacer una excursión de un día, alquilando un coche, con transporte público o contratando una ruta guiada de pago

  • En cuanto al ocio nocturno, no faltan las tabernas escocesas en toda la ciudad. Aunque la bebida no es del todo económica, te recomendamos escoger un pub donde hagan música en directo, para pasar una agradable velada. También puedes aprovechar y hacer un “Pub Quiz”, un concurso de preguntas-respuestas sobre la vida local y escocesa que se realiza una vez por semana en estos bares
  • Tiendas de antigüedades: hay muchas en toda la ciudad y son un auténtico lugar para recordar. En ellas, puedes encontrar todo lo que imagines, con precios para todos los gustos
  • Si puedes viajar durante los meses de verano, disfrutarás de días larguísimos ya que hay luz natural muchas horas seguidas. Concretamente, en junio, el sol sale sobre las 04:30h de la mañana y se pone a las 22:00h de la noche. No hace falta que expliquemos lo que ocurre en invierno, ¿verdad? 😉
  • Si quieres aprovechar tu estancia para practicar tu inglés, en la ciudad hay bares donde se realizan clases gratis de intercambio de inglés-español. Uno de ellos es Southsider Pub, un lugar al que la gente acude y conversa en estos dos idiomas para que ambas partes nativas puedan aprender de la otra
  • ¡Ah! No te olvides de visitar a Bobby, junto a la entrada del cementerio Greyfriars Kirkyard. Es un pequeño perrito en forma de escultura cuya leyenda cuenta que protegió la tumba de su amo durante muchos años
  • Por último, recomendarte que tengas un poco de paciencia con el idioma, sobre todo en el caso de que vayas de excursión a las Highlands. El inglés de Escocia, y más en esta zona, no viene con un acento agradable, así que es posible que te cueste algo más entenderlo. No obstante, con un poco de paciencia y ganas, podrás comunicarte sin problemas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.